Sobre el modelo:


El sistema de pronóstico de la calidad del aire de la Ciudad de México fue desarrollado por la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno de la Ciudad de México en colaboración con el Centro de Supercómputo de Barcelona (CSB), tiene como objetivo elaborar un pronóstico operacional para estimar el estado de la calidad del aire para las siguientes 24 horas, utilizando el conocimiento actual sobre la química y dinámica atmosféricas de la región. Se pretende se convierta en una herramienta útil para los habitantes de la ciudad, que contribuya a tomar decisiones informadas para la protección de la salud y contribuir a mejorar la calidad del aire.

Como cualquier sistema de pronóstico, la precisión y calidad de los resultados dependerá de los datos generados por los modelos globales y la calidad de la información de los inventarios de emisiones (local y nacional). Es importante mencionar que los modelos son herramientas que simulan eventos utilizando el conocimiento actual de los fenómenos atmosféricos, por lo tanto, tienen una incertidumbre asociada a los datos de entrada. Los productos del modelo no sustituyen a los datos derivados de la medición.



El sistema genera el pronóstico de la calidad del aire cada hora en una resolución espacial de 1 km2, con una cobertura que abarca a la Ciudad de México y su área metropolitana para lo cual emplea de manera integrada un conjunto de modelos que incluyen:



Modelo meteorológico


Realiza la predicción de las condiciones meteorológicas en la región utilizando la información de los sistemas globales. Utiliza el modelo WRF-ARW (Weather Research and Forecasting Model-Advanced Research), que es un modelo meteorológico mesoescalar diseñado para operar en pronóstico y servir a las necesidades de la investigación atmosférica (www.wrf-model.org). El modelo genera el pronóstico de temperatura, viento, precipitación, radiación solar, altura de capa de mezcla, entre otras.

Modelo de emisiones


Utiliza los datos de los inventarios de emisiones para estimar la cantidad de contaminantes que se emiten cada hora, así como su distribución espacial. El modelo genera información sobre la cantidad y distribución de las emisiones de óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles, monóxido de carbono, dióxido de azufre, amoníaco y partículas suspendidas.

Modelo de transporte químico


Utiliza las salidas de los modelos meteorológico y de emisiones, en combinación con un conjunto de mecanismos químicos y físicos, para simular las transformaciones que ocurren en la atmósfera y la influencia de la dinámica meteorológica en estos procesos. Utiliza el modelo CMAQ (Community Multi-scale Air Quality), que fue desarrollado por la Agencia de Protección de Medioambiente de Estados Unidos (US EPA) y es soportado y distribuido por la Community Modeling and Analysis (CMAS) (https://www.cmascenter.org/cmaq/).



Limitación de responsabilidades:

El uso de los mapas de pronóstico de calidad del aire está a la discreción del usuario y debe hacerse con precaución. La intención de los pronósticos es proporcionar al público información sobre la calidad del aire para ayudarles en la preparación de las condiciones actuales y futuras de la calidad del aire.

Los datos para el mapa de pronóstico diario y el mapa de pronóstico de mañana, son el resultado de cálculos de modelación numérica de la calidad del aire preparados por el equipo de meteorología y modelación. La política y práctica de la Dirección de Monitoreo Atmosférico es ser lo más precisa posible en nuestras previsiones, sin embargo, los factores que afectan la calidad del aire pueden cambiar en el curso de un día, lo que puede conducir a diferencias entre las predicciones y los niveles reales.

La Dirección de Monitoreo Atmosférico no proporciona ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a la exactitud, confiabilidad o integridad de los datos proporcionados a través de los mapas de previsión proporcionada. Además, la Dirección de Monitoreo Atmosférico no será responsable bajo ninguna circunstancia de ningún daño directo, especial, incidental o consecuencial con respecto a cualquier reclamación por parte de cualquier usuario o tercero como resultado del uso del pronósticos o mapas.