CDMX
Logo SEDEMA

Dióxido de azufre (SO2)

El dióxido de azufre en un gas irritante y tóxico; los efectos en la salud van desde irritación en las vías respiratorias hasta la agudización de síntomas de enfermedades respiratorias o cardiovasculares existentes. espacio

En la Ciudad de México, los vehículos que utilizan el diesel como combustible son una de las principales fuentes de dióxido de azufre, ya que contiene azufre en pequeñas cantidades. espacio

En la corteza terrestre, el azufre se encuentra de manera natural y cuando existe actividad geotérmica se emiten grandes cantidades de dióxido de azufre a la atmósfera.
espacio
El volcán Popocatépetl es una fuente natural importante de este gas. espacio

En México la Norma Oficial Mexicana (NOM-022-SSA1-2010) de dióxido de azufre (SO2) recomienda concentraciones menores a 110 ppb como promedio máximo de 24 horas y 200 ppb como el segundo máximo de los promedios de 8 horas.
espacio
Además recomienda un límite de exposición crónica de 25 ppb como promedio anual. espacio

La oxidación del dióxido de azufre transforma el gas en partículas suspendidas.
espacio
En la Ciudad de México los óxidos de azufre son un importante precursor de aerosoles secundarios. espacio

En la atmósfera el dióxido de azufre puede reaccionar con otros compuestos para formar ácido sulfúrico.
espacio
Este compuesto modifica la composición del agua de lluvia disminuyendo su pH y puede precipitar en forma de lluvia ácida.
espacio
Más información...

El dióxido de azufre (SO2) es emitido por las industrias que utilizan combustibles fósiles como petróleo, carbón, combustóleo, diesel, gas natural o gas LP.
espacio
Otras fuentes de emisión son los procesos de refinación del petróleo, la producción de ácido sulfúrico y la fundición de minerales como el zinc, cobre y plomo. espacio